Breaking Travel News Culinario Destino Turismo Europeo gastrónomo Hosteleria y restauracion Noticias España Turismo Noticias de Travel Wire Tendencias Vinos y licores

vivir en españa? ¡Beber menos vino!

imagen cortesía de E.Garely

Si vives en España, habrás notado que tus hábitos de bebida han cambiado. ¡Tú y tus amigos están bebiendo menos vino español!

¿Quién está tomando el relevo? Aquellos de nosotros que vivimos en otras partes del universo en realidad estamos bebiendo más vinos de españa porque han mejorado.

Aferrándose firmemente a la tradición

El país ha evitado clasificar viñedos excepcionales según el terroir. El consejo regulador de las Denominaciones de Origen (DO) españolas se muestra escéptico ante cualquier intento de derrocar un statu quo que beneficia a las grandes empresas privadas y perpetúa su poder.

Algunos segmentos de la industria vitivinícola española prefieren invertir en marketing que en control de calidad o promoción. Como resultado, reconocidas DO como Rias Baixas en Galicia, recortaron la línea presupuestaria dedicada al control de calidad, reduciéndola del 25 por ciento en 2014 al 20 por ciento en 2017, mientras que las inversiones en marketing aumentaron del 35 por ciento al 70 por ciento en el mismo años. Esto también es obvio en el énfasis continuo de la mayoría de las DO: fomentar altos rendimientos de uva y vinos de baja calidad.

Un porcentaje significativo de las exportaciones de vino español se dirige a países de bajo precio como Francia, Alemania, Portugal e Italia, donde los precios más bajos están relacionados con la venta de vino a granel. Si bien el precio promedio más barato pagado por este grupo se ha mantenido relativamente estable en los últimos años, la realidad es que están perdiendo su participación en las exportaciones totales en términos de valor. Los países que pagan un precio promedio más alto (incluidos EE. UU., Suiza y Canadá) no solo han aumentado sus precios sino también su participación de mercado.

Qué es nuevo

En respuesta a la caída del consumo local, las bodegas españolas están adoptando políticas de marketing innovadoras basadas en nuevos datos de investigación de mercado. Históricamente, el consumidor tradicional de vino prefería vinos simples, económicos, fermentados y consumidos a diario. Los consumidores españoles y del sur de Europa contemporáneos beben menos vino que sus padres y mucho menos que sus abuelos. Las investigaciones sugieren que el perfil actual del comprador medio de vino en la región europea mediterránea es menor de 50 años, con estudios universitarios y de ingresos altos. Para este colectivo, comprar vino es un proceso planificado y su consumo es un “ritual gastronómico” que se practica “ocasionalmente”.

¡La reunión mundial de viajes World Travel Market London está de regreso! Y estás invitado. ¡Esta es su oportunidad de conectarse con otros profesionales de la industria, conectarse en red entre pares, aprender información valiosa y lograr el éxito comercial en solo 3 días! Regístrese para asegurar su lugar hoy! tendrá lugar del 7 al 9 de noviembre de 2022. Registrate ahora!

Otra razón por la que las personas que viven en España beben menos puede atribuirse a las bebidas que están reemplazando al vino en el sur de Europa, como la cerveza, los refrescos y las bebidas gaseosas, las FAB (bebidas alcohólicas aromatizadas), los zumos de frutas y otros refrescos líquidos. Cuando el vino es la bebida preferida, se considera “vino fino” y se le asigna un precio acorde.

Los estudios de marketing realizados por la Asociación Española del Vino establecieron que menos del 8 por ciento de los encuestados menores de 24 años beben vino. Los jóvenes españoles ven esta bebida como vieja y poco atractiva. También piensan que hay que ser un experto para disfrutar del vino, por lo que limitan el consumo de vino a los "expertos".

Otras causas del cambio son el aumento de las temperaturas en el sur de España que favorece el consumo de bebidas frías como la cerveza y los refrescos y el hecho de que estos refrescos estén respaldados por fuertes campañas publicitarias. El sector vitivinícola no comercializa activamente sus productos y existen restricciones legales para el consumo de alcohol en función de la edad.

Desaparición de la cultura del vino

El vino formaba parte del estilo de vida mediterráneo y esta dieta está siendo sustituida por la comida rápida. La investigadora EV Astakhova considera que este cambio en el consumo de vino por parte de la juventud española es muy grave y “la pérdida de la tradición, incluida la cultura del vino, es peligrosa para la sociedad. Tendrá consecuencias negativas para el país, dañará su atractivo para inversores y turistas y dañará la propia imagen de su patria que los españoles aprecian”. Según Astakhova, la cultura del vino debe permanecer intacta ya que es “parte del patrimonio nacional, cultura material y espiritual de España”.

Tradicionalmente, el sector vitivinícola español ha estado muy fragmentado. Las pequeñas cooperativas vitivinícolas y las grandes empresas forman parte del mismo mercado, aunque bastante diferentes en términos de tamaño de producción, vinos producidos y flujo de caja. Algunas bodegas españolas son pequeñas y las cooperativas carecen de conocimientos de marketing adecuados, redes de ventas y marcas registradas; además, dependen de una red de distribución fuertemente concentrada y la industria tiende a estar integrada verticalmente. Esto es particularmente oneroso para algunas bodegas provocando un exceso de oferta y disminución de la demanda.

En los EE. UU. y Australia, las grandes bodegas producen cantidades masivas de vino utilizando diferentes tipos de uvas con homogeneidad en la variedad, lo que permite importantes economías de escala y crea un producto de alta calidad a un precio asequible que refleja las inversiones en tecnología y marketing. Las bodegas nuevas están más orientadas al mercado que las bodegas españolas demasiado centradas en su propio producto y elaboración. Además, las empresas vitivinícolas de Europa se concentran y orientan hacia los mercados internacionales con un nuevo foco en las denominaciones de origen. Muchas pequeñas bodegas han desarrollado promociones nacionales y estrategias de marketing que hubieran sido difíciles de llevar a cabo individualmente.

Mirada del consumidor más allá del vino

Hay muchas explicaciones para la transformación de la cultura del vino en españa que van más allá del precio, cambios en los ingresos personales, factores culturales y sociales. El aumento de la renta y el mayor nivel de vida debido a la industrialización y la urbanización está ligado a una población más preocupada por la salud y la forma física y, por tanto, a un menor consumo de bebidas alcohólicas.

Los enólogos tienen una opción. Pueden hacer vinos que los hagan felices o producir vinos que hagan felices a los consumidores. Las estrategias de marketing de las bodegas dirigidas a diferentes segmentos de consumidores tienen más posibilidades de aumentar con éxito el consumo de vino en el mercado español. Los cambios en la demografía de la población han cambiado las preferencias de bebidas por opciones que se adaptan mejor a las demandas de los jóvenes urbanos.

Un estudio reciente del comprador de vino español encontró que un segmento del mercado local de consumidores busca vinos que “combinan con su comida”; sin embargo, esta característica está ligada a la edad. Cuanto mayor es el encuestado, mayor es la preferencia por una conexión alimentaria. Las personas mayores compran vinos tintos premium para reuniones especiales con amigos y familiares donde hay comida y es más probable que utilicen tiendas especializadas para comprar su vino. Los nuevos hábitos alimentarios, con énfasis en el estilo de vida saludable y la apariencia física, más las campañas publicitarias anti-alcohol promovidas por las administraciones públicas han propiciado la disminución del consumo de vino.

 Los descensos del consumo también se ven como un abandono progresivo de la dieta mediterránea. Aunque sus virtudes han sido proclamadas por expertos en alimentos e institutos de salud en los últimos años, ha estado perdiendo terreno durante tres décadas frente a una oleada de alimentos rápidos y listos para comer. El cambio de dieta ha aumentado carnes, pescados, huevos, aceites y lácteos y una disminución de cereales, frutas, verduras y vino.

El clima de España explica el tremendo auge de los refrescos en detrimento del vino y se ha sustentado en grandes inversiones en publicidad y marketing de productos sustitutivos y complementarios que están controlados por grandes empresas multinacionales.

La investigación ha determinado que otro atributo importante de las Denominaciones de Origen (DO) españolas es el reconocimiento de que es importante para las mujeres y los consumidores sin títulos universitarios. El marketing del vino que descuenta esta información está cerrando las puertas a un importante segmento de consumidores de vino. Los productores que comuniquen su política sobre diferentes aspectos relacionados con la DO así como la tecnología y presenten la información en un formato fácil de entender encontrarán apoyo en el segmento de mercado femenino.

En un mercado con tantas marcas, la degustación cobra cada vez más importancia como referencia del consumidor. Incluidos en la categoría de “vinos catados” se encuentran:

1. Vino catado previamente (más importante que el conocimiento personal)

2. La imagen del vino (país de origen, medalla o premio)

3. Región de origen

Preferencias

Kelsey Knight, Unsplash

Hay un camino claro hacia la preferencia por el vino de calidad. En 1987, el 78.11 por ciento de los vinos consumidos en España fueron vinos normales o de mesa; El 13.5 por ciento eran denominaciones de origen, mientras que para 2009 los vinos de mesa habían descendido al 49.20 por ciento y los vinos de calidad acumulaban el 38.02 por ciento de la cuota. La caída del consumo de vino en España se ha debido principalmente a la caída de la demanda de vinos de mesa mientras que el consumo de vino de calidad se ha mantenido en 6.3 litros per cápita en el mismo periodo. Otra consideración es la evolución de los lugares en los que se consume el producto. En 1987, el 57.8 por ciento del consumo de vino en España fue en el hogar frente al 42.2 por ciento fuera del hogar u HORECA (Hoteles, restaurantes, cafeterías, etc.)

Desafíos de bodega

España cuenta con la mayor superficie de viñedo y en 2020 ocupó el tercer lugar en la lista de países productores de vino con una producción de aproximadamente 40.7 millones de hectolitros. España tiene un total de 2.4 millones de hectáreas de viñedos, la mayor superficie de viñedos del mundo, según la Organización Internacional de la Vid; sin embargo, se encuentra entre los sectores vitivinícolas menos productivos de Europa y muy por debajo de otros países como Francia o Italia.

Vende el vino más barato y carece de políticas de zonificación del vino, lo que hace que España sea única entre los productores de vino tradicionales. El modelo económico profundamente arraigado dominado por grandes empresas con un poderoso lobby que influye en el gobierno está siendo desafiado por un pequeño grupo de enólogos impulsados ​​por el terruño que desafían al establecimiento industrial español. Han construido redes en áreas rurales de todo el país y participan activamente en movimientos locales de base que buscan producir vinos de calidad con valor agregado, recuperar regiones vitivinícolas y variedades de uva abandonadas y restablecer una cultura vitivinícola tradicional.

Favoritos

En un reciente evento de vinos en Manhattan, me presentaron dos vinos españoles que se han convertido en favoritos:

Lagar. La Fou

LaFou. Fundada en 2007 por Ramon Roqueta Segales, con el objetivo de elaborar vinos de la variedad garnacha y de la región vitivinícola de la Terra Alta. Aunque la familia de Ramón Roqueta Segales empezó a elaborar vino en el siglo XII, este actual ejecutivo de primera categoría se enamoró de la variedad y de la región mientras estudiaba enología en Francia, Segales “descubrió” la variedad garnacha y su expresión de elegancia. Decidió desarrollar un proyecto basado en esta variedad y se asentó en la Terra Alta que cuenta con una larga tradición vitivinícola. LaFou Cellars combina el respeto por la tradición con la dedicación a la innovación y la modernización.

Notas de vino

2020. LaFou els Amelers (honra a los almendros que conviven con la vid en los viñedos de la Terra Alta). 100 por cien Garnacha Blanca. Denominación. Tierra Alta. Composición del suelo. Predominantemente caliza con textura franco arcillosa-limosa; algunas áreas presentan suelo arenoso (duna fósil).

Del viñedo más joven, LaFou cosecha las uvas temprano para mejorar la acidez y extraer lo mejor de la fruta primaria, mientras que la fruta del viñedo más viejo se cosecha cuando las bayas están en una etapa avanzada de madurez.

Las uvas se trasladan a la bodega y se refrigeran inmediatamente a 5 grados C y siguen un proceso lineal: 1) Colocadas en tanques de acero inoxidable para desarrollar un corazón joven y animoso; 2) Trasladado a cubas de huevo de hormigón para potenciar volumen, acidez y expresión varietal. El diez por ciento del vino se envejece en barricas de roble para mejorar la estructura, la elegancia y la longevidad. Fermentación y crianza durante 6 meses sobre lías en cubas de huevo de hormigón y depósitos de acero inoxidable. El diez por ciento del vino se cría en barricas de roble de 300 L.

El vino presenta un tono amarillo pálido a la vista y ofrece una rica entrada aromática a la nariz seguida de oleadas de cítricos y flores (piense en rosas, tulipanes), un toque de almendra y la frescura de las rocas mojadas. En boca se complace con una estructura generosa y una acidez viva que conduce a un final largo. Si te gusta el Pinot Grigio querrás tener una historia de amor con LaFou. Disfruta con tapas.

Lagar. Mas Llunes

Mas Llunes. La construcción de la Bodega Las Llunes se inició en el año 2000; sin embargo, el proyecto comenzó en 1992 cuando la familia Roig de Garriguella replantó viñedos viejos en la finca familiar y otras nueve plantaciones. Cultivaron 40 hectáreas con Merlot, Garnacha Tinta, Cabernet Sauvignon, Syrah y pequeñas cantidades de Cariñena, Garnacha Blanca, Cabernet Franc y Garnacha Tinta, practicando un cultivo de la vid respetuoso con el medio ambiente.

Finca Butaros procede de un viñedo del siglo XIX con suelo pizarroso de la zona de Butaros, situado en el extremo norte del Municipio de Garriguella dirección Vilamaniscle. Las uvas se recogen a mano y cada variedad se cosecha individualmente. La fermentación se completa por separado en depósitos de acero inoxidable, enfriado a una temperatura de 19/24 grados C con un único remontado diario y trasiegos cada 26-30 días después del inicio de la fermentación según variedad. Una vez finalizada la fermentación maloláctica, las dos variedades se ensamblan y envejecen durante un año en barricas de roble francés y luego 40 años en botella.

Notas de vino

Mas Llunes. 2015. Butarós. Varietales: 60 por ciento cariñena; 40 por ciento Garnacha Tinta. Finca Butaros es un nuevo vino insignia y votado como el mejor vino de Cataluña. Las uvas proceden de un viñedo plantado a finales del siglo XIX. Las vides se vendimian a mano cuando están completamente maduras y se fermentan en tanques de acero.

A la vista, rojo rubí oscuro a negro. La nariz encuentra cerezas rojas maduras, rocas mojadas y tierra húmeda combinada con frutas secas y especias oscuras, tabaco, madera y carbón. En boca encuentra taninos audaces y bien integrados que conducen a un final largo y elegante. Combínalo con carne de res, pasta, ternera o aves.

Para más información: Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas” representa los vinos de la Denominación de Origen de España.

© Dra. Elinor Garely. Este artículo protegido por derechos de autor, incluidas las fotografías, no se puede reproducir sin el permiso por escrito del autor.

Noticias relacionadas

Acerca del autor.

Dra. Elinor Garely - especial para eTN y editora en jefe de vinos.travel

Suscríbete
Notificar de
invitado
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría tus pensamientos, por favor comenta.x
Compartir a...