Haga clic aquí para mostrar SUS banners en esta página y pague solo por el éxito

Líneas aéreas Aviación Breaking Travel News Turismo Transporte Noticias de Travel Wire USA

Turbulencia del aire: ¿Puede su avión capear la tormenta?

imagen cortesía de Artemis Aerospace
Escrito por Linda S. Hohnholz

Todos los días, los aviones se encuentran con turbulencias en el aire y las aeronaves deben poder hacer frente a un clima impredecible.

Todos los días, encuentro de aviones turbulencia causadas por las inclemencias del tiempo y el mal tiempo. Si bien ningún piloto volará voluntariamente a través de una tormenta, las aeronaves aún deben poder hacer frente a eventos impredecibles relacionados con el clima. Aquí, los expertos de Artemis Aerospace analizan cómo se diseñan los aviones para soportar condiciones difíciles y las habilidades que todos los pilotos necesitan para navegar con éxito en las tormentas.

Pruebas de estrés al extremo

No es casualidad que volar sea la forma más segura de transporte de larga distancia. La seguridad siempre ha sido la máxima prioridad para la industria de la aviación y los incidentes graves que involucran aeronaves son raros.

La complejidad de los aviones modernos significa que los nuevos aviones se someten a una serie de pruebas largas y rigurosas. Estas pruebas, que incluyen emular situaciones como colisiones con pájaros, están en constante evolución para abordar los cambios en el diseño de las aeronaves y los peligros potenciales que podría enfrentar una aeronave.

Los incidentes anteriores causados ​​por fallas técnicas, fuselaje fatigado y tormentas eléctricas también han contribuido en gran medida al desarrollo de procedimientos de ingeniería y mantenimiento de aeronaves, lo que ha desencadenado importantes avances tecnológicos para garantizar que incidentes similares nunca vuelvan a ocurrir.

Además de las extensas y extremas pruebas a las que se someten las aeronaves antes de despegar, las aeronaves comerciales también están sujetas a mantenimiento e inspecciones visuales por parte de ingenieros y pilotos durante cada cambio de vuelo, además de someterse a inspecciones básicas de mantenimiento cada dos días e inspecciones más exhaustivas. cada pocos años Mantenimiento, Reparación y Revisión (MRO) servicios son un elemento esencial para garantizar que las aeronaves permanezcan seguras y listas para volar en todo momento.

Abordar la turbulencia

Si ha estado en un avión, lo más probable es que haya experimentado turbulencias. Si bien puede ser estresante, la turbulencia, en pocas palabras, es un flujo irregular de aire. Al igual que las olas de un océano, que a veces pueden ser grandes y erráticas, los baches y las gotas de turbulencia no son necesariamente peligrosos.  

Hay tres tipos de turbulencia que encuentran las aeronaves: cizallamiento (cuando dos áreas adyacentes de aire se mueven en diferentes direcciones), condiciones térmicas (un choque entre aire más cálido y más frío) o mecánicas, causadas por una variación en el paisaje, por ejemplo, volando sobre una gran montaña.

Alas que se doblan

Las alas de los aviones de pasajeros modernos son extremadamente flexibles, lo que las hace muy resistentes a las turbulencias.

Para probar su resiliencia, las alas se doblan a casi 90 grados utilizando un equipo especializado, mucho más flexible que cualquier avión que pueda encontrar.

Las alas y el fuselaje también están sujetos a pruebas de carga de hasta 1.5 veces más de lo que estarían sujetos durante un vuelo.

También se realizan pruebas de ajuste en las alas para determinar su punto de ruptura y asegurarse de que esté mucho más allá del nivel previsto.

Aguas tormentosas

Grandes cantidades de agua causadas por fuertes lluvias podrían significar un desastre para los aviones. Por lo tanto, las aeronaves se someten a una serie de pruebas de agua exhaustivas, que incluyen tener que rodar a través de canales de agua especialmente hechos, forzar una corriente constante de agua o disparar hielo compactado suelto en los motores para imitar la lluvia y el granizo. Esto permite a los ingenieros establecer cómo funcionarán los motores, los inversores de empuje y los sistemas de frenado después de la exposición al agua y cómo afectaría esto a una aeronave que tiene que lidiar con el mal tiempo.

Viento salvaje

Gente de todo el mundo quedó cautivada por la cobertura de Big Jet TV de los aviones que luchaban por aterrizar en el aeropuerto de Heathrow durante la tormenta Eunice.

Para los pasajeros y espectadores en tierra, los fuertes vientos, que hacen que la aeronave se balancee hacia adelante y hacia atrás, pueden parecer alarmantes y peligrosos para quienes se encuentran a bordo.

Los pilotos son expertos en navegar en turbulencias y condiciones climáticas adversas. Las sesiones regulares de entrenamiento en simuladores de vuelo significan que los pilotos están bien versados ​​en cada tipo de situación que pueden encontrar durante un vuelo, incluido el clima tormentoso o el aterrizaje en condiciones de viento.

Las aerolíneas y los aeropuertos también tendrán sus propios límites de velocidad del viento establecidos: si el viento es demasiado fuerte, no se permitirá que los aviones despeguen o aterricen. De hecho, muchos vuelos desde Heathrow se cancelaron durante la tormenta Eunice, mientras que otros tuvieron que realizar maniobras y desvíos. Las operaciones del aeropuerto están estrictamente reguladas para garantizar la seguridad de todos los pasajeros y la tripulación.

Si bien no existe un límite de viento máximo único, ya que depende de la dirección del viento y la fase del vuelo, un viento cruzado (vientos perpendiculares a la pista) superior a 40 mph y un viento de cola de más de 10 mph se consideran problemáticos. Los límites también dependerán del tipo de aeronave, la dirección de la pista y las condiciones climáticas generales.

Durante la fase de prueba, las aeronaves se someterán a túneles de viento especialmente diseñados para evaluar su resistencia en condiciones extremas. Por ejemplo, el túnel del departamento de Pruebas y Evaluación de Boeing puede probar velocidades entre 60 y 250 nudos (70 y 290 mph). Esta instalación simula muchos tipos de condiciones de lluvia, hielo y nubes con las que se pueden encontrar las aeronaves.

Pruebas de rayos

En promedio, los aviones comerciales son alcanzados por rayos una o dos veces al año.

Si bien la alta conductividad eléctrica del aluminio puede disipar la electricidad a través de la estructura del avión rápidamente sin causar daños, ya no todos los aviones están hechos de metal.

Para reducir el peso y el consumo de combustible se utilizan materiales más ligeros, como la fibra de carbono, que tiene una conductividad eléctrica mucho menor.

Para proteger dichos materiales de los rayos, se agrega una capa delgada de malla metálica o lámina. Los paneles también se someten a pruebas de rayos para comprender mejor la reacción de los diferentes materiales.

Noticias relacionadas

Acerca del autor.

Linda S. Hohnholz

Linda Hohnholz ha sido la editora en jefe de eTurboNews durante muchos años.
Le encanta escribir y presta mucha atención a los detalles.
También está a cargo de todo el contenido premium y los comunicados de prensa.

Deja un comentario

Compartir a...