Pietro Angelo Averono, partidario del turismo en Uganda, fallece mientras estaba en Italia

Pietro Averono - imagen cortesía de T.Ofungi
Pietro Averono - imagen cortesía de T.Ofungi

eTurboNews rinde homenaje a Pietro Angelo Averono, un ítalo-ugandés con un gran corazón por el país africano y sus pueblos (1 de agosto de 1950 - 6,2024 de mayo de XNUMX).

Pietro Angelo Averono, agregado cultural de la embajada de Italia desde hace mucho tiempo, falleció el lunes 6 de mayo de 2024 en Italia. Según su amigo cercano Wafula Bichachi, había viajado a Italia en diciembre donde le descubrieron que tenía un tumor canceroso en el cerebro. Lamentablemente, su condición se deterioró hasta que finalmente sucumbió a su dolencia.

En el momento de su fallecimiento, Averono había invertido en el sector turístico, por lo que le apasionaba construir el Lodge Bella Vista a lo largo de la carretera Fort Portal Kasese en la orilla del lago Nyamiteza en el distrito de Bunyangabo, en el oeste de Uganda.

En su primera visita a la Junta de Turismo de Uganda, Averono quedó impresionado por una de las gigantescas imágenes retroiluminadas de un lago en un cráter en el oeste de Uganda, cumpliendo finalmente su sueño de poseer una parte de esta joya escénica.

La vida en Uganda

Averono pisó Uganda por primera vez en 1980, en una época tumultuosa para el país, cuando el dictador Idi Amin había sido expulsado del poder mientras el país ardía tras las ruinas de la “Guerra de Liberación” de 1979, después de un régimen tiránico de ocho años.

Primero trabajó con Larco, una empresa italiana que se ocupa de productos de hormigón antes de incorporarse a la Embajada de Italia en Kampala en 1983.

Mientras Averono era enterrado en Turín el 8 de mayo, el funeral fue organizado apresuradamente por el Asociación de ciclistas de Uganda celebrada en la Catedral Católica de San Pedro, Nsambya, que era la parroquia del difunto.

Patrick Okello, comisionado de la oficina del Primer Ministro, dijo en su panegírico que había sido beneficiario de la generosidad de Averonos desde que llegó por primera vez al país, desde mimarlo a él y a otros niños pequeños con dulces hasta abrir un restaurante italiano al que llamó Mama Mia. El restaurante estuvo ubicado por primera vez en el antiguo edificio del Hotel Equatoria antes de trasladarse a lo largo del exclusivo paseo marítimo del Speke Hotel en Kampala. Pudo mantener sus gestos caritativos, incluido el apoyo a varios niños desfavorecidos cuya educación financió. Incluso construyó una pizzería en su casa de Nsambya, donde habitualmente invitaba a sus amigos a disfrutar de deliciosos platos italianos.

Averono y Okello se unirían más tarde a la prestigiosa Universidad Makerere como estudiantes de primer año en la facultad de Ciencias Sociales en 1990.

Wafula Bichachi, actualmente en el servicio exterior, conoció a Averono cuando era estudiante de primer año y recordó cómo Pietro, que entonces tenía poco más de cuarenta años, destacó como el único hombre blanco en una clase de más de 150 estudiantes de la mitad de su edad. Su amistad creció aún más cuando Averono, debido a hacer malabarismos entre el trabajo en la embajada italiana y las clases, tuvo que ponerse al día con los apuntes de Wafula. 

En su facultad, era jovial y amigo de todos, llegando incluso a acercarse a compañeros que tenían dificultades para satisfacer sus necesidades educativas.

En años posteriores, Averono recomendó a Wafula para un empleo en la Embajada de Italia después de enterarse de que su amigo estaba sin empleo, antes de que el dúo regresara a la universidad para realizar una Maestría en Relaciones Internacionales parcialmente financiada por Averono. Gracias a esta experiencia adquirida, Wafula fue reclutado en el Servicio Exterior, donde aún sirve.

Hablando en nombre de la Asociación de Moteros de Uganda, de la que Averono era un ferviente miembro y propietario de una motocicleta BMW SK800, James Mugerwa dijo que, aunque estaba frágil, logró unirse a los motociclistas el año pasado en un viaje benéfico a Nairobi e incluso en su estado enfermo, Había hablado de que planeaba regresar a Nairobi dos días antes de su fallecimiento.

El arquitecto Jonathan Nsubuga, cuyo difunto padre era propietario de un hotel, había contratado a Averono en su primer trabajo en Kampala. Nsubuga en su elogio dijo que también conoció a Averono cuando era niño y finalmente asumió varios de sus proyectos de construcción.

Trabajando con Turismo de Uganda

Como miembro del personal de la Junta de Turismo de Uganda, este corresponsal interactuó con Averono desde 2005 durante los preparativos para conmemorar las celebraciones del centenario que conmemoran la primera expedición científica a la cumbre nevada de 5109 metros de las Montañas Ruwenzori de la Luna. La expedición de 1906 estuvo dirigida por el príncipe Amadeo, alpinista italiano y duque de Abruzzi, y un equipo expedicionario compuesto por el fotógrafo Vittorio Sella y miembros de la Brigada Alpina acompañados por porteadores que habían viajado desde la costa de África Oriental hasta Mombasa en el entonces recién construido Ferrocarril de Uganda. antes de continuar su viaje por agua y a pie.

Como jefe de las celebraciones, Averono presidió varias reuniones junto con la Junta de Turismo de Uganda y varias partes interesadas de la industria, incluidos Rwenzori Mountaineering Services, la Universidad de Turín, la Universidad de Makerere Kampala, el Museo de la Montaña "Duque de los Abruzos" en Turín y el Museo de Uganda. . Esto fue en preparación para una serie de eventos para revivir la expedición de los descendientes de los expedicionarios originales denominada "Tras las huellas del Duque".

Antes del gran día, se organizó una galería de fotos que exhibe fotografías impresas de la expedición original en el Museo de Uganda en Kampala, una de las imágenes que expone la extensión deslumbrante de la línea de nieve rescindida en comparación con fotografías recientes.

Más tarde, en octubre de 2006, también se impartió una conferencia antropológica en Turín y Kampala a cargo de la profesora visitante Cecilia Pennancini de la Universidad de Turín, en la que se contrastaron algunas de las fotografías más antiguas y contemporáneas de Craig Richars, que representan fotografías memorables de la expedición de los porteadores Bakonzo que cruzaban el río Mobuku. de mujeres corrientes que llevaban cestas adornadas con abalorios y con tatuajes por todo el cuerpo y un tamborilero que anunciaba entre montañas nevadas y vegetación la llegada del duque al palacio del rey en Toro.

Averono también ayudó a conseguir financiación para publicitar el evento en la Exposición de Turismo anual BIT de Milán en febrero de 2006, donde la Junta de Turismo de Uganda exhibió el pabellón de Uganda con el tema de los Ruwenzoris.

De vuelta en el Teatro Nacional de Uganda, Averono animó la expedición interpretando el papel del Duque apodado “Voces de los Rwenzori” ante una audiencia local mientras se acercaba la preparación para el gran día de la expedición de 2006.

Finalmente, entre el 12 y el 24 de junio, un equipo de montañeros de Italia acompañados por periodistas locales escalaron el Ruwenzoris, donde un descendiente del príncipe también estuvo disponible para asistir al evento de coronación celebrado en la Embajada de Italia en Kampala.

Averonos también publicó un libro que documenta las imágenes fotográficas que había capturado desde que llamó a Uganda su hogar por primera vez hace 44 años, en 1980.

Gran humanitario

Su deseo era ser enterrado en Uganda después de haber blandido con orgullo su pasaporte ugandés, y ya había compartido planes para construir un monumento en una esquina de la carretera donde deseaba ser enterrado junto a los lagos del cráter, sólo para morir en Italia. Así lo reveló su viejo amigo Okello, quien disuadió vehementemente a Averono de hacerlo, considerando que era un tabú en la cultura africana comprender la idea.

“Era un gran humanitario…”, escribió Wafula en su homenaje final en un mensaje de WhatsApp a este corresponsal. “Apoyó a decenas de niños y familias pobres, muchos de los cuales encontró en las calles de Kampala. Oremos por él, oremos por él”, dijo mientras imploraba a los dolientes reunidos en la iglesia donde concluyó su panegírico antes de abandonar el púlpito en esa noche sombría.

El padre Fredrick Tagaba, que celebró la misa fúnebre cambiando entre italiano e inglés, no pudo más que agradecer a Peter (Pietro) por haber elegido este nombre, diciendo “porque es en esta misma catedral de la iglesia de San Pedro Nsambya donde lo celebramos. Por haber elegido el nombre Angelo, que los ángeles lo reciban. Es el significado de su nombre lo que celebramos”.


WTNÚNETE | eTurboNews | eTN

(eTN): Pietro Angelo Averono, partidario del turismo en Uganda, fallece mientras estaba en Italia | volver a publicar la licencia Publicar Contenido


 

Acerca del autor.

Tony Ofungi - eTN Uganda

Suscríbete
Notificar de
invitado
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría tus pensamientos, por favor comenta.x
Compartir a...