Proyecto de Auto

Léanos | Escuchanos | Míranos | Unirse Eventos en Vivo | Desactivar anuncios | Live |

Haga clic en su idioma para traducir este artículo:

Afrikaans Afrikaans Albanian Albanian Amharic Amharic Arabic Arabic Armenian Armenian Azerbaijani Azerbaijani Basque Basque Belarusian Belarusian Bengali Bengali Bosnian Bosnian Bulgarian Bulgarian Catalan Catalan Cebuano Cebuano Chichewa Chichewa Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Chinese (Traditional) Corsican Corsican Croatian Croatian Czech Czech Danish Danish Dutch Dutch English English Esperanto Esperanto Estonian Estonian Filipino Filipino Finnish Finnish French French Frisian Frisian Galician Galician Georgian Georgian German German Greek Greek Gujarati Gujarati Haitian Creole Haitian Creole Hausa Hausa Hawaiian Hawaiian Hebrew Hebrew Hindi Hindi Hmong Hmong Hungarian Hungarian Icelandic Icelandic Igbo Igbo Indonesian Indonesian Irish Irish Italian Italian Japanese Japanese Javanese Javanese Kannada Kannada Kazakh Kazakh Khmer Khmer Korean Korean Kurdish (Kurmanji) Kurdish (Kurmanji) Kyrgyz Kyrgyz Lao Lao Latin Latin Latvian Latvian Lithuanian Lithuanian Luxembourgish Luxembourgish Macedonian Macedonian Malagasy Malagasy Malay Malay Malayalam Malayalam Maltese Maltese Maori Maori Marathi Marathi Mongolian Mongolian Myanmar (Burmese) Myanmar (Burmese) Nepali Nepali Norwegian Norwegian Pashto Pashto Persian Persian Polish Polish Portuguese Portuguese Punjabi Punjabi Romanian Romanian Russian Russian Samoan Samoan Scottish Gaelic Scottish Gaelic Serbian Serbian Sesotho Sesotho Shona Shona Sindhi Sindhi Sinhala Sinhala Slovak Slovak Slovenian Slovenian Somali Somali Spanish Spanish Sudanese Sudanese Swahili Swahili Swedish Swedish Tajik Tajik Tamil Tamil Telugu Telugu Thai Thai Turkish Turkish Ukrainian Ukrainian Urdu Urdu Uzbek Uzbek Vietnamese Vietnamese Welsh Welsh Xhosa Xhosa Yiddish Yiddish Yoruba Yoruba Zulu Zulu

Explorer intenta caminar toda la longitud del río Zambezi

explorador
explorador
Avatar
Escrito por editor

David Lemon, el explorador y escritor de 67 años que intenta caminar a lo largo del río Zambezi, llegó a Siavonga el 20 de octubre de 2012.

David Lemon, the 67-year-old explorer and writer who is attempting to walk the entire length of the Zambezi River, arrived in Siavonga on October 20, 2012. David’s “long walk” began on April 25 when his epic journey began at Mwinilunga in Northwestern Zambia, and will end some 3,540 kilometers downstream where the river empties into the Indian Ocean at the remote settlement of Chinde in Mozambique.

David hoped to enter the record books by being the first known explorer to walk the entire length of the Zambezi River – not even David Livingstone laid claim to such an amazing feat of endurance. However, David’s attempts at the record were thwarted soon after the journey had begun when he tried to cross into Angola to follow the river a mere 240 kilometers before it flows back into Zambia at Chivuma. Before starting off on his journey, David inquired with the Angolan Embassy in London about obtaining a visa only to be told that he could obtain it at the border – upon arrival at the border at Jimbe he was denied entry.

Regresó a Solwezi donde intentó obtener ayuda para obtener una visa. El entonces Ministro de Relaciones Exteriores y Turismo, Excmo. Dado que Lubinda, que había apoyado el intento récord de David en nombre del gobierno de Zambia, prometió hablar con sus homólogos angoleños, pero lamentablemente esta intervención no dio como resultado el permiso para viajar a través de Angola.

A pesar de que el récord ahora era imposible de lograr, sin inmutarse, David decidió un compromiso y siguió la línea fronteriza entre Zambia y Angola desde Jimbe hasta el punto donde el río cruza de regreso a Zambia.

The journey through the Western plains was according to David “a bit of a nightmare.” The Zambezi flood waters had not receded as he had expected, and he walked for days through knee-deep water and sometimes wading waist deep. At places along his journey David was able to communicate with the “outside world,” and at one point he was quoted as saying: “Grass tore at my feet and falls were frequent, while my nights were spent on small patches of high ground without firewood and in company with millions of marauding mossies. The water was full of leeches, too, and I spent a lot of time tearing them off and leaving my legs streaming blood to attract more.”

“Si hubiera sido posible, habría empacado allí mismo, pero afortunadamente, tal vez, tuve que seguir adelante ya que estaba completamente solo y no había ayuda disponible. Más tarde, los lugareños me dijeron que nadie había cruzado la llanura en esa época del año (julio) en la memoria viva ".

Siguiendo adelante, David llegó al punto "medio", llegando a las Cataratas Victoria, Livingstone, el 13 de agosto. Cansado, sucio y habiendo perdido 22 kilos de peso corporal en este viaje, David buscó refugio y fue "amablemente adoptado ”De Karien y Peter Kermer, que viven en una granja remota junto al río en las afueras de Livingstone. Después de una semana de bondad, cuidado y "alimentarse" para ganar fuerza, David estaba ansioso por ir de nuevo y continuar su viaje.

David dijo que estaba abrumado por la amabilidad del pueblo de Zambia.
“No importa de qué color, credo o estatus social fueran, me han dado la bienvenida y me han ayudado donde y como pudieron. Si tenían alguna duda en cuanto a mi cordura para intentar este paseo, la guardaban para sí mismos, y la actitud general me la resumió un pescador lozi llamado Reuben, con quien disfruté de una comida dominical de pescado y nshima. Reuben tomó mi fotografía con su teléfono celular (no importa lo pobres que sean, todos tienen teléfonos) y me dijo que la llevaría a Sesheke y la imprimirá en tamaño póster para que algún día pueda decirle a sus nietos que pasó tiempo con David Lemon. Bien, ¿eh?

“También me han comparado con Jesús caminando por el desierto, tomado por el Espíritu de algún explorador temprano, e incluso me pidieron postularme para presidente, ya que ahora entendería cómo vive la gente común”.

Después de descansar un rato, David emprendió el siguiente tramo de su viaje desde Livingstone a Siavonga, un tramo que sería uno de los más desafiantes y agotadores debido al difícil terreno que tuvo que cruzar. El cansado viajero llegó a Mpango (Bahía Lotri), a unos 20 kilómetros de Siavonga y buscó refugio con un viejo amigo, Glen Tatham.

Los mensajes se transmitieron a Eagles Rest, quien sería el anfitrión de su próxima parada de descanso, y se hicieron arreglos para recoger a David en bote. La casa flotante de Eagles Rest, el "Bateleur", fue a buscarlo, y David disfrutó de un merecido y relajante viaje a Siavonga.

No se preocupe, el registro de David todavía está intacto mientras caminaba por la cubierta durante el viaje.

La siguiente etapa del viaje lleva a David a través del desfiladero de Kariba y luego por el valle del Bajo Zambezi hacia Mozambique. Sin embargo, debido al inicio de las lluvias y al excesivo calor del verano en el valle inferior, David ha decidido tomarse un descanso y regresar al Reino Unido por un tiempo.

Otra razón por la que David suspendió la caminata es que, a pedido del gobierno de Zambiano, escribirá los primeros capítulos de su libro sobre sus viajes, cubriendo la “gente del valle de Zambeze”, para uso en las escuelas. Regresará a Siavonga después de las lluvias para continuar su épico viaje y completar su larga caminata hacia el Océano Índico.

David is being sponsored by the Zambian milk processing company “Cowbell.” The generous sponsorship not only provides David with financial support but the company also re-supplies him with food and other provisions at every possible place along his journey.

David también está haciendo la caminata para tratar de llamar la atención sobre el hecho de que el elefante africano está en peligro de extinción en el valle de Zambeze debido a la caza furtiva. David dirige un fondo benéfico conocido como "Kariba Elephant Campaign" junto con el artista de la vida silvestre de Zimbabwe, Nic Lywood, y un contador inglés que, según David, "nunca ha visto un elefante salvaje".

El fondo no solicita dinero, pero utiliza las ganancias de los libros de aventuras de David y las pinturas de Nic para subsidiar a las personas que trabajan en el suelo para liberar elefantes y otros animales de las trampas.

“Este es un negocio costoso en términos de combustible, mantenimiento y compra de medicamentos tranquilizantes”, dijo David, “y aunque sabemos que estamos librando una batalla perdida, lo poco que podemos hacer para ayudar a las personas dedicadas que hacen todo lo posible por vida silvestre, mejor nos sentimos al respecto ".