Hombre devuelve artefacto robado a las autoridades israelíes

Léanos | Escuchanos | Míranos | Unirse Suscríbete a nuestro YOUTUBE |


Afrikaans Afrikaans Albanian Albanian Amharic Amharic Arabic Arabic Armenian Armenian Azerbaijani Azerbaijani Basque Basque Belarusian Belarusian Bengali Bengali Bosnian Bosnian Bulgarian Bulgarian Cebuano Cebuano Chichewa Chichewa Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Corsican Corsican Croatian Croatian Czech Czech Dutch Dutch English English Esperanto Esperanto Estonian Estonian Filipino Filipino Finnish Finnish French French Frisian Frisian Galician Galician Georgian Georgian German German Greek Greek Gujarati Gujarati Haitian Creole Haitian Creole Hausa Hausa Hawaiian Hawaiian Hebrew Hebrew Hindi Hindi Hmong Hmong Hungarian Hungarian Icelandic Icelandic Igbo Igbo Indonesian Indonesian Italian Italian Japanese Japanese Javanese Javanese Kannada Kannada Kazakh Kazakh Khmer Khmer Korean Korean Kurdish (Kurmanji) Kurdish (Kurmanji) Kyrgyz Kyrgyz Lao Lao Latin Latin Latvian Latvian Lithuanian Lithuanian Luxembourgish Luxembourgish Macedonian Macedonian Malagasy Malagasy Malay Malay Malayalam Malayalam Maltese Maltese Maori Maori Marathi Marathi Mongolian Mongolian Myanmar (Burmese) Myanmar (Burmese) Nepali Nepali Norwegian Norwegian Pashto Pashto Persian Persian Polish Polish Portuguese Portuguese Punjabi Punjabi Romanian Romanian Russian Russian Samoan Samoan Scottish Gaelic Scottish Gaelic Serbian Serbian Sesotho Sesotho Shona Shona Sindhi Sindhi Sinhala Sinhala Slovak Slovak Slovenian Slovenian Somali Somali Spanish Spanish Sudanese Sudanese Swahili Swahili Swedish Swedish Tajik Tajik Tamil Tamil Thai Thai Turkish Turkish Ukrainian Ukrainian Urdu Urdu Uzbek Uzbek Vietnamese Vietnamese Xhosa Xhosa Yiddish Yiddish Zulu Zulu
Proyecto de Auto

Temiendo que "el fin del mundo esté cerca" en el contexto de la pandemia de coronavirus, un hombre israelí devolvió un artefacto de 2,000 años a las autoridades israelíes 15 años después de que lo robara de un sitio arqueológico en Jerusalén, Israel Autoridad de Antigüedades (IAA) reveló el lunes.

El hombre, cuya identidad no ha sido revelada, tomó una ballesta, utilizada en antiguas armas de catapulta, del Parque Nacional de los Muros de Jerusalén en la Ciudad de David. La IAA descubrió la fechoría a través de una publicación de Facebook después de que un hombre llamado Moshe Manies asumiera la responsabilidad de ser un intermediario entre el ladrón y las autoridades.

Manies es un redactor y redactor de contenido que vive en Modi'in Illit y tiene cinco hijos, un loro y 26 hámsters. ("Fue un baby boom, la cuarentena aparentemente lo hizo por ellos", dijo).

Le dijo a The Media Line que el ladrón es alguien que conoce dentro de su red profesional, que es un judío ultraortodoxo estrictamente observador, pero que solía ser un "joven con muchos problemas".

“Un día estaba en la Ciudad de David en Jerusalén y lo robó de una exhibición allí”, explicó Manies. “La ha tenido en su casa durante 15 años y todo este tiempo ha estado diciendo que 'esta piedra me pesa en el corazón'”.

Durante una limpieza anual de la casa de Pascua y en medio de un "sentimiento apocalíptico" generado por el brote global de coronavirus, el hombre en cuestión decidió que deseaba limpiar su conciencia porque "siente que el fin del mundo está aquí". Sin embargo, la persona también estaba preocupada por las posibles repercusiones legales y solicitó permanecer en el anonimato, confiando la piedra preciosa a Manies con la condición de que este último mantuviera oculta su identidad.

Las balistas eran armas antiguas que se usaban para lanzar rayos o piedras desde lo alto de las murallas de la fortaleza. Según los arqueólogos, la piedra que Manies devolvió probablemente se usó en feroces batallas entre los habitantes de Jerusalén sitiados y los soldados romanos alrededor del año 70 d.C., el año en que Jerusalén fue destruida.

"Es realmente bueno que a medida que se acerca el fin del mundo, la gente está corrigiendo sus errores", dijo Manies.

Uzi Rotstein, un inspector de la Unidad de Prevención de Robo de Antigüedades de la IAA, fue etiquetado en la publicación de Facebook de Manies y llegó minutos después para recolectar el artefacto.

"Al menos algo bueno ha salido del coronavirus", dijo Rotstein a The Media Line. "Debido al [susto de la pandemia], este hombre no quería que Dios le pidiera cuentas [por este robo] y quería ser enviado al Jardín del Edén".

(De izquierda a derecha) Uzi Rotstein de la Autoridad de Antigüedades de Israel y Moshe Manies con la piedra balista. (Moshe Manies)

Según Rotstein, la ley israelí exige que cualquier persona que descubra una antigüedad debe informar de su hallazgo a las autoridades en un plazo de 15 días. Las personas también tienen prohibido buscar artefactos o eliminarlos de los sitios.

“Nuestra principal línea de trabajo en la Unidad de Prevención de Robo de Antigüedades es detener a los traficantes que dañan los sitios arqueológicos y que realizan excavaciones de manera no científica”, explicó Rotstein, y agregó que la mayoría de los ladrones buscan monedas antiguas, algunas de las cuales son increíblemente raras y por tanto, muy valioso para los coleccionistas.

Rotstein reveló que su unidad se ocupa de docenas de casos de robo cada año, la mayoría de ellos centrados en las estribaciones de Judea debido a la abundancia de sitios bíblicos en el área.

“Algunos coleccionistas están dispuestos a pagar mucho dinero en efectivo por monedas antiguas que vienen de Israel”, dijo.

La IAA ha pedido a los ciudadanos que devuelvan todos los elementos arqueológicos al Tesoro del Estado para garantizar su documentación y exhibición adecuadas para el beneficio del público.

A medida que el brote de COVID-19 continúa sembrando miedos apocalípticos en algunas personas, Rotstein espera que otros ladrones de antigüedades den un paso al frente. De hecho, ya recibió otra llamada de una mujer cuyo padre tiene 30 monedas antiguas en su poder; sin embargo, se negó a proporcionar más detalles en espera de una investigación.

"Podría ser que esta historia tenga un impacto en otros [para hacer lo mismo]", concluyó Rotstein.

Fuente: LA MEDIALINA   por: MAYA MARGIT

Versión para imprimir, PDF y correo electrónico