Noticias de alambre

Subvención de $32 millones para estudiar la enfermedad de Alzheimer

Escrito por editor

Para ayudar a abordar la creciente ola de la enfermedad de Alzheimer en todo el país, los investigadores de la Facultad de Medicina Albert Einstein, en colaboración con el cuerpo docente de la Universidad Estatal de Pensilvania y otras instituciones, han recibido una subvención de $32 millones por cinco años de parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) para apoyar el Estudio de envejecimiento de Einstein (EAS) en curso, que se centra tanto en el envejecimiento normal como en los desafíos especiales de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias. EAS se estableció en Einstein en 1980 y ha sido financiado continuamente por los NIH.      

"En nuestra quinta década del Estudio de Envejecimiento de Einstein, estamos bien posicionados para aprovechar nuestros hallazgos anteriores para identificar formas de retrasar el inicio y la progresión de la enfermedad de Alzheimer", dijo Richard Lipton, MD, quien dirigió o codirigió el estudio desde 1992 y es profesor de Neurología Edwin S. Lowe, profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento, y de epidemiología y salud de la población. También es vicepresidente de neurología en Einstein y Montefiore Health System. 

Junto con el Dr. Lipton, la renovación está dirigida por Carol Derby, Ph.D., profesora de investigación en el Departamento de Neurología de Saul R. Korey y en el departamento de epidemiología y salud de la población, y becaria de la Facultad de Neurología Louis y Gertrude Feil. en Einstein. El Dr. Derby ha sido líder de proyecto en el EAS durante más de una década. El equipo de liderazgo también incluye a Orfeu Buxton, Ph.D., profesor de salud bioconductual de Elizabeth Fenton Susman en la Universidad Estatal de Pensilvania.

Las cargas y desigualdades de la demencia

En los Estados Unidos, más de un tercio de las personas mayores de 85 años tienen Alzheimer, la quinta causa principal de muerte entre las personas mayores de 65 años. Unos 6.5 millones de personas mayores de 65 años tienen la enfermedad en la actualidad, un número que se prevé que se acerque a los 13 millones para 2050.

Al igual que con muchas enfermedades y condiciones de salud, las desigualdades raciales y étnicas están asociadas con la enfermedad de Alzheimer. “Los afroamericanos tienen el doble de probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer que sus homólogos blancos, y los hispanos también corren un mayor riesgo de contraer la enfermedad”, dijo el Dr. Lipton. “Además, el diagnóstico a menudo se retrasa en estas comunidades históricamente marginadas. Necesitamos hacerlo mejor y encontrar formas de abordar estas disparidades”.

La EAS ha estudiado a más de 2,500 residentes del Bronx de 70 años o más. Está en una posición única para examinar los factores relacionados con las desigualdades, gracias a la diversidad de sus participantes. Actualmente, el 40 % son negros no hispanos, el 46 % son blancos no hispanos y el 13 % son hispanos.

“Uno de los objetivos de nuestro estudio es examinar cómo las fuerzas sociales contribuyen a las desigualdades en la salud cognitiva”, dijo el Dr. Derby. "Es fundamental que examinemos cómo la raza, el origen étnico, las condiciones del vecindario y la discriminación son factores de riesgo para el deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer".

Aprovechando la tecnología

Durante los últimos cinco años, el EAS ha aprovechado la tecnología móvil para obtener información sin precedentes sobre el envejecimiento del cerebro. “En el pasado, evaluábamos la cognición exclusivamente a través de pruebas en persona en nuestro laboratorio clínico”, dijo Mindy Joy Katz, MPH, asociada sénior en el Departamento de Neurología Saul R. Korey de Einstein y coordinadora del proyecto EAS. "Al proporcionar teléfonos inteligentes a los participantes de nuestro estudio, podemos medir el rendimiento cognitivo directamente mientras participan en actividades cotidianas en la comunidad".

La nueva subvención permitirá a los investigadores de EAS seguir a más de 700 adultos del Bronx mayores de 60 años que viven en casa. Cada participante del estudio recibirá un teléfono inteligente personalizado durante dos semanas cada año. El dispositivo los alertará varias veces al día para responder preguntas sobre sus experiencias diarias y estado de ánimo y para jugar juegos que miden su cognición.

Durante este período de dos semanas, los participantes también usarán dispositivos que monitorean su actividad física, sueño, niveles de azúcar en la sangre y miden la contaminación del aire y otras condiciones ambientales. Los investigadores utilizarán estos datos para determinar cómo los factores de riesgo influyen en la función cognitiva a corto y largo plazo. También evaluarán los factores de riesgo genéticos y los biomarcadores sanguíneos para aclarar las vías que vinculan los factores de riesgo con los resultados cognitivos y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Tomar mediciones frecuentes durante muchos días en lugar de lecturas de laboratorio aisladas “nos da una idea más real de las habilidades cognitivas [de pensamiento] de una persona y cómo esas habilidades cambian día a día, en el curso de su vida diaria”, dijo Katz. “Estos métodos también nos han permitido seguir a las personas durante la pandemia, cuando las visitas en persona no eran seguras”.

En última instancia, el objetivo del estudio es identificar los factores que conducen a resultados cognitivos deficientes para cada individuo y luego, si es posible, modificar esos factores de riesgo para prevenir el desarrollo de la demencia. “Sabemos que hay una variedad de factores (médicos, sociales, conductuales y ambientales) que contribuyen al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer”, dijo el Dr. Derby. "Al analizar las experiencias individuales de cada persona, esperamos algún día ofrecer terapias personalizadas que ayuden a las personas a mantener la salud del cerebro y mantenerse cognitivamente saludables hasta bien entrada la vejez".

Noticias relacionadas

Acerca del autor.

editor

La editora en jefe de eTurboNew es Linda Hohnholz. Tiene su sede en la sede central de eTN en Honolulu, Hawái.

Deja un comentario

Compartir a...