Nuevos compuestos anticancerígenos prometedores

En un artículo de revisión reciente publicado en Coordination Chemistry Reviews, un equipo de científicos dirigido por los profesores Chang Yeon Lee y Gajendra Gupta de la Universidad Nacional de Incheon, Corea, analizó la evolución y el progreso reciente en el campo de los MOC y MOF basados ​​en BODIPY, con un centrarse en las funciones potenciales de los compuestos como medicamentos contra el cáncer y herramientas para la investigación del cáncer. El artículo explica las diversas ventajas y sinergias de los compuestos con otras técnicas médicas y también aborda los principales obstáculos para su aplicación generalizada.

Entonces, ¿cuáles son estos materiales y qué los hace buenas combinaciones? Los MOC y MOF son complejos metálicos que sirven como plataformas versátiles en las que se pueden introducir fácilmente nuevas funcionalidades mediante modificaciones. Ambos son ampliamente utilizados en biomedicina y han mostrado potencial como agentes anticancerígenos con buena selectividad. Sin embargo, cuando se usa BODIPY en MOC o MOF, las propiedades fotofísicas del compuesto resultante se pueden ajustar para lograr diversos efectos.

En primer lugar, los complejos basados ​​en BODIPY son buenos agentes fotosensibilizadores para la terapia fotodinámica, en la que la luz activa un fármaco para destruir las células diana. Cuando se combinan con MOC o MOF, aumenta la eficacia de estos complejos como fármacos contra el cáncer. En segundo lugar, los complejos basados ​​en BODIPY son sensibles a la acidez (pH) del medio. Debido a que ciertos tumores malignos tienden a tener un pH más bajo (ácido), estos compuestos podrían diseñarse aún más para que se dirijan exclusivamente a las células cancerosas dentro del cuerpo mediante la explotación de este mecanismo. Por último, pero no menos importante, las propiedades fluorescentes de los MOC y MOF se pueden adaptar para que su posición dentro de las células se pueda rastrear fácilmente mediante técnicas de microscopía de fluorescencia. "La gran facilidad para localizar fármacos MOC/MOF basados ​​en BODIPY dentro de las células cancerosas tratadas ayudará a los biólogos celulares y moleculares a comprender los mecanismos de acción de estas moléculas contra el cáncer", explica el profesor Lee.

A pesar de algunas de las limitaciones de los MOC/MOF basados ​​en BODIPY, como una síntesis que consume mucho tiempo y nuestra comprensión incompleta de su toxicidad, estos compuestos podrían convertirse en actores clave en nuestra lucha contra el cáncer. “Los MOC y MOF diseñados con BODIPY tienen todas las características esenciales requeridas para ser un candidato a fármaco anticancerígeno ideal”, concluye el Prof. Gupta. Asegúrese de estar atento a estas moléculas avanzadas y las maravillas que podrían aportar al mundo de la terapia y la investigación del cáncer.

Versión para imprimir, PDF y correo electrónico

Noticias relacionadas