Argentina Breaking News Breaking Travel News Culinario Cultura Francia Noticias de última hora Noticias Gente Compras Turismo Noticias de Travel Wire Vinos y licores

El vino une las Catenas con los Rothschild: ingresa el nuevo CARO

LR - Dr. Nicolás Catena y Baron Eric de Rothschild

¡No dudes en llamarme snob del vino! Cuando noto que un vino es producido por una asociación entre los Barones de Rothschilds (Lafite) de Domaine y la dinastía de la familia Argentina Catena, me quito la niebla mental inducida por COVID y me doy cuenta, ya que ambas familias han estado en el comercio del vino desde el 1800.

Versión para imprimir, PDF y correo electrónico
  1. Los Rothschild han estado expandiendo sus intereses en viñedos más allá de Francia durante décadas.
  2. La relación con las Catenas y su Malbec comenzó en 1999, aproximadamente 11 años antes (1988), cuando los Rothschild adquirieron Viña Los Vascos en Chile.
  3. En 2008, en cooperación con el CITIC chino, los Rothschild iniciaron un viñedo en Penglai, China, ubicado a poca distancia de Penglai en el centro de un área protegida de 377 hectáreas.

Lo notable y notable de la relación con la empresa Catena es que Jancis Robinson le da crédito a Nicolas Catena Zapata, “… por poner los vinos argentinos en el mapa mundial”. Larry Stone de la Fundación James Beard determinó que Nicolas Catena Zapata está en la misma liga que Robert Mondavi en el desarrollo de la escena vinícola de Napa, "inspirando a toda una región a luchar por un mayor nivel de calidad ..."

La marca "Caro" es una mezcla de los dos apellidos: Catena y Rothschild y la infusión de la experiencia, la financiación, el marketing y otras inversiones de Rothschild ha permitido que los vinos de Catena pasen a otro nivel y que la organización haga lo "más elegante". vino de argentina”(Laura Catena).

Mirando hacia atrás. Avanzando

Argentina vende solo una cuarta parte de sus vinos a nivel internacional. El país es el principal productor de vino de América Latina y el quinto más grande del mundo. La región vitivinícola, en los valles de las montañas andinas, a menudo se compara con el Valle de Napa de California. Las provincias de Mendoza y San Juan, la central vinícola del país, son reconocidas internacionalmente por el Malbec, así como por Bonarda, Syrah y Cabernet Sauvignon. Es interesante notar que el Malbec fue una vez un vino importante en Burdeos hasta que las enfermedades y las plagas llevaron al declive de la uva. La variedad Bordelaise fue traída a Argentina por los franceses a mediados del siglo XIX, donde ha sido feliz. Ninguno de los problemas que plagaron al Malbec francés existe en las estribaciones de los Andes, ya que los viñedos argentinos se plantan por encima de la línea donde los insectos no se pueden propagar y las mesetas de las montañas proporcionan grandes cantidades de luz solar potente e ininterrumpida.

La industria vitivinícola argentina ha recibido un trato especial por parte del gobierno nacional aislándola del caos económico actual en el país. El gobierno determinó que las bodegas deberían poder operar ya que la elaboración de vino es una "actividad esencial" que permite a la mayoría de las bodegas operar ininterrumpidamente durante la pandemia.

El bloqueo aumentó el consumo de vino en el país mostrando un crecimiento del 7 por ciento con respecto a 2019 cuando las ventas de vino ascendieron a aproximadamente 8.83 millones de hectolitros, mientras que en 8.4 se registraron 2018 millones de hectolitros. De enero a agosto de 2020 las ventas de vinos alcanzaron los 6.21 millones de hectolitros. Por persona, en 2019, el consumo per cápita de vino en Argentina ascendió a 19.5 litros por persona, frente a los 18.0 litros por persona registrados un año antes. Esto ciertamente hizo felices a los enólogos, ya que Argentina vende solo una cuarta parte de su vino fuera del país. Las exportaciones de vino crecieron un 21 por ciento de enero a noviembre en comparación con la disminución mundial de casi el 6 por ciento (Instituto Nacional de Vitivinicultura).

La familia Catena aprovechó al máximo esta exención (como productor de alimentos) y, al comienzo de Covid (20 de marzo de 2020), el personal se puso máscaras y guantes y se dirigió a los viñedos para recolectar las uvas restantes de una cosecha extraordinaria.

Lo que ha sido una tragedia para otras partes de Argentina se ha convertido en una experiencia positiva para Caro porque el 1 de abril, Drinks International, anunció que Catena Zapata fue votada como la marca de vinos más admirada del mundo (2020) por un grupo internacional de compradores de bebidas y expertos en vinos. , incluidos profesionales del vino de 48 países diferentes.

De cerca y personal

Desde principios del siglo XX (20), la bodega Catena ha sido conocida por eliminar al Malbec del soporte vital y reconocer el valor de los terruños de alturas extremas en las estribaciones andinas de Mendoza, Argentina.

Nicolas Catena, el enólogo familiar de tercera generación, fue el primer argentino en exportar un embotellado de clase mundial de Malbec con la etiqueta Catena. Hoy, él y su hija, la Dra. Laura Catena, continúan ampliando el alcance de sus vinos Caro. El enólogo jefe, Alejandro Vigil se incorporó a Catena Zapata en 2002

Los viñedos de Andrianna tienen casi 5000 pies de altura y se conocen como el Grand Cru de América del Sur.

La elevación más alta hace que las uvas Malbec tengan una acidez mejorada y, por lo tanto, tengan un sabor más fresco. Las pieles más gruesas crean uvas muy concentradas y sabrosas, produciendo vinos opulentos. Dado que el Malbec es con cuerpo, vivo y lleno de frutas, la estructura y el carácter refinado del Cabernet Sauvignon complementa y realza el vino final.

El monovarietal elaborado por Caro es Aruma y los otros vinos son mezclas de dos uvas, Malbec (poder empaquetador, audacia y fruta) y Cabernet Sauvignon (que aporta estructura y sofisticación).

Todas las uvas para los vinos de Caro se cosechan a mano y se clasifican a mano antes de despalillar y estrujar, lo que elimina la posibilidad de que las uvas estropeadas y los tallos tánicos entren en la mezcla, creando el ambiente perfecto para un vino sutil y delicado.

Los vinos

•             Bodegas Caro Aruma (noche: lengua indígena mendocina nativa) 2019. 100 por ciento Malbec del Valle de Uco (Altamira, El Peral y San José). Despejada.

Nombre seleccionado como símbolo del aire de montaña extremadamente oscuro y limpio de las noches andinas. Fermentado en depósitos de acero inoxidable y crianza en depósitos de cemento que mantienen el vino a temperatura constante. Llegó la uva Malbec en Argentina gracias a un agrónomo francés que notó la oportunidad de que la uva creciera con éxito en el entorno de gran altitud de Mendoza (1868).

El ojo nota frambuesas de color rojo oscuro, mientras que en nariz encuentra moras, pimienta negra, ciruelas, frutos rojos, un toque de especias (que es agradable) y violetas. Agradable al paladar, este vino ofrece arándanos, arándanos y algunos taninos. Considérelo una auténtica experiencia de sabor Malbec. Ábralo unas horas antes de que comiencen los sorbos, ya que se abre y brinda generosamente una deliciosa experiencia en la boca. Combínalo con una hamburguesa con queso azul o un pollo a la barbacoa.

•             Bodegas Caro Amancaya (flor de los Andes) 2018. 70 por ciento Malbec, 30 por ciento Cabernet Sauvignon. La uva se recolecta en parcelas únicas de viñas viejas en Luján de Cuyo y Altamira. En Luján la uva se cultiva en capas aluviales de marga, roca y grava; en Altamira, los viñedos se encuentran a 100 m sobre el nivel del mar en el antiguo lecho aluvial del río Tunuyán. Se coloca a madurar en barricas de roble (20 por ciento nuevas) durante 12 meses creando taninos muy finos. Las barricas están fabricadas por Lafite Rothschild en Francia. La primera añada de este vino fue 2003. Se considera que este vino tiene “identidad argentina y estilo burdeos” (Lafite.com).

El atractivo visual lo convierte en un vino ideal si el rojo rubí es su preferencia de color. Como deleite en nariz, el vino presenta cacao, higos, frutas rojas y canela y finalmente en el paladar fruta negra con el roble en un papel de apoyo. Abierto horas (o días) antes de beber: cuanto más aire recibe, mejor ofrece sabor y complejidad. Marida con barbacoa, costillas, salchicha o chuletas de cordero

•             Bodegas Caro 2017. 74 por ciento de Malbec, 26 por ciento de Cabernet Sauvignon. Añejado mínimo 1.5 años en barricas, 80 por ciento nuevas.

¡Parada! Debes disfrutar del hermoso color violeta oscuro de este vino. Luego, deja que tu nariz haga su trabajo… encontrando una mezcla de olores que sugieren frambuesas, pimienta negra, violetas, clavo y rico chocolate negro. Los suaves taninos acarician el paladar y se combinan deliciosamente con una refrescante acidez. Tu filete a la parrilla te lo agradecerá por su nuevo amigo.

Este vino tiene una producción limitada y no se elabora todos los años. Es escaso porque proviene de una subdivisión específica de terruño. Las montañas y la lluvia son escasas en Mendoza, así que cuando llueve, es muy fuerte y el suelo no está preparado para absorber toda el agua creando ríos que drenan hacia los Andes. Los ríos durante los últimos siglos han creado abanicos aluviales que ingresan al río, y los abanicos tienen diferentes suelos, lo que hace que el conocimiento del suelo sea importante. Las uvas Caro crecen en viñedos en espacios únicos creados por el subsuelo. Estas uvas crecen en un suelo calcáreo, que es calcáreo calcáreo rico en calcio. El vino se cría en barricas antes de ser embotellado.

© Dra. Elinor Garely. Este artículo protegido por derechos de autor, incluidas las fotografías, no se puede reproducir sin el permiso por escrito del autor.

Versión para imprimir, PDF y correo electrónico

Acerca del autor.

Dra. Elinor Garely - especial para eTN y editora en jefe de vinos.travel

Deja un comentario