Shabat Shalom y feliz Shavuot de Mexicali

Léanos | Escuchanos | Míranos |Eventos| Suscríbete | Nuestras redes sociales|


Afrikaans Afrikaans Albanian Albanian Amharic Amharic Arabic Arabic Armenian Armenian Azerbaijani Azerbaijani Basque Basque Belarusian Belarusian Bengali Bengali Bosnian Bosnian Bulgarian Bulgarian Cebuano Cebuano Chichewa Chichewa Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Corsican Corsican Croatian Croatian Czech Czech Dutch Dutch English English Esperanto Esperanto Estonian Estonian Filipino Filipino Finnish Finnish French French Frisian Frisian Galician Galician Georgian Georgian German German Greek Greek Gujarati Gujarati Haitian Creole Haitian Creole Hausa Hausa Hawaiian Hawaiian Hebrew Hebrew Hindi Hindi Hmong Hmong Hungarian Hungarian Icelandic Icelandic Igbo Igbo Indonesian Indonesian Italian Italian Japanese Japanese Javanese Javanese Kannada Kannada Kazakh Kazakh Khmer Khmer Korean Korean Kurdish (Kurmanji) Kurdish (Kurmanji) Kyrgyz Kyrgyz Lao Lao Latin Latin Latvian Latvian Lithuanian Lithuanian Luxembourgish Luxembourgish Macedonian Macedonian Malagasy Malagasy Malay Malay Malayalam Malayalam Maltese Maltese Maori Maori Marathi Marathi Mongolian Mongolian Myanmar (Burmese) Myanmar (Burmese) Nepali Nepali Norwegian Norwegian Pashto Pashto Persian Persian Polish Polish Portuguese Portuguese Punjabi Punjabi Romanian Romanian Russian Russian Samoan Samoan Scottish Gaelic Scottish Gaelic Serbian Serbian Sesotho Sesotho Shona Shona Sindhi Sindhi Sinhala Sinhala Slovak Slovak Slovenian Slovenian Somali Somali Spanish Spanish Sudanese Sudanese Swahili Swahili Swedish Swedish Tajik Tajik Tamil Tamil Thai Thai Turkish Turkish Ukrainian Ukrainian Urdu Urdu Uzbek Uzbek Vietnamese Vietnamese Xhosa Xhosa Yiddish Yiddish Zulu Zulu
SYnagMEx
SYnagMEx
Escrito por Dr. Peter E. Tarlow
Hace un frío de 98 grados hoy. Para esta parte del desierto, esto es genial y nos recuerda a Shavuot las miserias de nuestros cuarenta años en el Sinaí.
Estoy aquí en Mexicali trabajando con una comunidad judía local. Al estar en la frontera, tengo ventanas únicas en una comunidad judía que se extiende a ambos lados del borde. La sinagoga está en El Centro, California y aproximadamente la mitad de la congregación es de personas que viven en el lado estadounidense de la frontera; la otra mitad son ciudadanos de México que viven en Mexicali. En su mayor parte, este arreglo único funciona. Anoche hicimos el servicio en hebreo e inglés, y luego di el sermón en español con breves traducciones para personas que no hablan español, una minoría muy pequeña. Hoy, sábado por la mañana, realizamos servicios en el lado mexicano de la frontera y el domingo regresamos al lado estadounidense para Shavuot y una lectura del Libro de Rut.
No hace falta decir que este arreglo único tiene sus desafíos, la mayoría de los cuales se han superado, pero siempre surgen nuevos. Por ejemplo, muchos de los estadounidenses son judíos asquenazíes de los estados del este, también hay algunos californianos locales. Los mexicanos, por otro lado, tienden a ser sefardíes o alguna forma de judíos por elección. Luego están aquellos a quienes podríamos llamar “pensando en ser judíos judíos”. Increíble, todo se mantiene unido.
Estar en la frontera no puede evitar la situación política y algunos miembros de la comunidad judía local son agentes de la patrulla fronteriza. Por ejemplo, el héroe que disparó contra el terrorista de la sinagoga de San Diego era un agente judío de la patrulla fronteriza de aquí que estaba en los servicios en San Diego. No importa cuánto intente uno ser apolítico, es imposible. La situación aquí toca a todos.
Como esta carta es sobre la comunidad judía local, dedicaré solo unos momentos a la crisis fronteriza y luego seguiré adelante. Para resumir:
1. Hay una verdadera crisis fronteriza. Cualquiera que lo niegue es un tonto o un mentiroso.
2. Muchos de los que están en las caravanas, pero no todos, pero muchos, no buscan asilo sino que son criminales violentos mezclados con un número cada vez mayor de agentes políticos. Los niños se alquilan y las mujeres son violadas a diario. Ese hecho no es agradable, pero es un hecho.
3. Las comunidades mexicanas están muy temerosas de este cambio demográfico. Se preguntan si los estadounidenses son ingenuos, estúpidos o simplemente mal informados por sus medios.
4. La mayoría de los medios estadounidenses simplemente mienten. En algunos aspectos, es un poco similar a las mentiras contadas por el New York Times durante el Holocausto. Los medios estadounidenses rara vez cruzan la frontera, excepto para crear narrativas falsas.
5. Los agentes de la patrulla fronteriza están abrumados, enojados y deprimidos.
6. No está claro cómo terminará la crisis, pero los DRW (blancos ricos distantes) que nunca han estado aquí o que viven detrás de comunidades cerradas, eventualmente dejarán a los que viven en ambos lados de la frontera para hacer frente al problema y luego declararán falsamente la situación resuelta.
Ahora volvamos a la comunidad judía local. Siempre me sorprende lo bien que funcionan las cosas a pesar de todos los obstáculos políticos, económicos, lingüísticos y culturales. En realidad, este es el tercer renacimiento de la comunidad. Murió alrededor de 1970 y la sinagoga fue abandonada. Aproximadamente en 1973 debido a una pelea en la comunidad judía de Yuma por un rabino, después de que renació, hubo un intento de "resucitar" el edificio. Algunos de los elementos se guardaron, encontraron o repararon. Luego, en este siglo, una afluencia de judíos de Mexicali o conversos al judaísmo le dio al edificio y a la comunidad una nueva vida. Ahora hay muchos niños, familias jóvenes y un nuevo sentido de orgullo trilingüe. Este año se volvió a pintar la sinagoga y se repararon las paredes viejas. Al otro lado, alguien irrumpió en la sinagoga y robó su plata. A pesar del revés y un nuevo sistema de alarma, hay un sentido de comunidad y una actitud positiva.
Así que mientras celebramos la entrega de los Diez Mandamientos por parte de Di-s aquí a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, Shavuot significa más que recordar, pero también simboliza “re-membrar” cuando las manos se unen al otro lado de la frontera en una celebración de la vida.
Versión para imprimir, PDF y correo electrónico
>