Proyecto de Auto

Léanos | Escuchanos | Míranos | Unirse Eventos en Vivo | Desactivar anuncios | Live |

Haga clic en su idioma para traducir este artículo:

Afrikaans Afrikaans Albanian Albanian Amharic Amharic Arabic Arabic Armenian Armenian Azerbaijani Azerbaijani Basque Basque Belarusian Belarusian Bengali Bengali Bosnian Bosnian Bulgarian Bulgarian Catalan Catalan Cebuano Cebuano Chichewa Chichewa Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Chinese (Traditional) Corsican Corsican Croatian Croatian Czech Czech Danish Danish Dutch Dutch English English Esperanto Esperanto Estonian Estonian Filipino Filipino Finnish Finnish French French Frisian Frisian Galician Galician Georgian Georgian German German Greek Greek Gujarati Gujarati Haitian Creole Haitian Creole Hausa Hausa Hawaiian Hawaiian Hebrew Hebrew Hindi Hindi Hmong Hmong Hungarian Hungarian Icelandic Icelandic Igbo Igbo Indonesian Indonesian Irish Irish Italian Italian Japanese Japanese Javanese Javanese Kannada Kannada Kazakh Kazakh Khmer Khmer Korean Korean Kurdish (Kurmanji) Kurdish (Kurmanji) Kyrgyz Kyrgyz Lao Lao Latin Latin Latvian Latvian Lithuanian Lithuanian Luxembourgish Luxembourgish Macedonian Macedonian Malagasy Malagasy Malay Malay Malayalam Malayalam Maltese Maltese Maori Maori Marathi Marathi Mongolian Mongolian Myanmar (Burmese) Myanmar (Burmese) Nepali Nepali Norwegian Norwegian Pashto Pashto Persian Persian Polish Polish Portuguese Portuguese Punjabi Punjabi Romanian Romanian Russian Russian Samoan Samoan Scottish Gaelic Scottish Gaelic Serbian Serbian Sesotho Sesotho Shona Shona Sindhi Sindhi Sinhala Sinhala Slovak Slovak Slovenian Slovenian Somali Somali Spanish Spanish Sudanese Sudanese Swahili Swahili Swedish Swedish Tajik Tajik Tamil Tamil Telugu Telugu Thai Thai Turkish Turkish Ukrainian Ukrainian Urdu Urdu Uzbek Uzbek Vietnamese Vietnamese Welsh Welsh Xhosa Xhosa Yiddish Yiddish Yoruba Yoruba Zulu Zulu

¿Por qué el Parlamento de la Unión Europea vuelve a condenar a Zimbabwe?

Zimbabue
Zimbabue
Avatar
Escrito por Juergen T Steinmetz

La Unión Europea renovó ayer las sanciones contra Zimbabwe tras condenar la caótica situación de abusos a los derechos humanos en ese país del sur de África.

Esto es lo que dice la resolución conjunta del Parlamento Europeo y la razón exacta en la que se basa.

1.Subraya su deseo unánime de que Zimbabue se convierta en una nación pacífica, democrática y próspera en la que todos los ciudadanos sean tratados de forma adecuada y equitativa ante la ley y donde los órganos del Estado actúen en nombre de los ciudadanos y no en su contra;

2. Condena enérgicamente la violencia que se produjo durante las recientes protestas en Zimbabue; cree firmemente que la protesta pacífica forma parte de un proceso democrático y que en todas las circunstancias debe evitarse el uso excesivo de la fuerza en respuesta;

3. Insta al presidente Mnangagwa a que se mantenga fiel a sus promesas inaugurales, a que actúe rápidamente para tomar el control de la situación y vuelva a poner a Zimbabue en la senda de la reconciliación y el respeto de la democracia y el Estado de derecho;

4. Insta a las autoridades de Zimbabue a que pongan fin de inmediato a los abusos cometidos por las fuerzas de seguridad e investiguen de forma pronta e imparcial todas las denuncias de uso excesivo de la fuerza por parte de la policía y los funcionarios estatales a fin de establecer responsabilidades individuales, con miras a garantizar la rendición de cuentas; recuerda que la constitución del país establece un organismo independiente para investigar las denuncias de mala conducta policial y militar, pero que el gobierno aún no lo ha creado.

5. Insta al Gobierno de Zimbabwe a que retire urgentemente a todo el personal militar y la milicia juvenil desplegados en todo el país que aterrorizan a los residentes en clara violación de la Constitución de Zimbabwe;

6. Cree que la libertad de reunión, asociación y expresión son componentes esenciales de cualquier democracia; destaca que expresar una opinión de forma no violenta es un derecho constitucional de todos los ciudadanos de Zimbabue y recuerda a las autoridades su obligación de proteger el derecho de todos los ciudadanos a protestar contra el deterioro de sus condiciones sociales y económicas; pide al gobierno que ponga fin a los ataques específicos contra líderes y miembros del ZCTU;

7. Subraya el papel fundamental que desempeña la oposición en una sociedad democrática;

8. Insta a las autoridades de Zimbabue a que pongan en libertad de forma inmediata e incondicional a todos los presos políticos;

9. Pide al gobierno de Zimbabwe que se ajuste a las disposiciones de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los defensores de los derechos humanos y los instrumentos internacionales de derechos humanos ratificados por Zimbabwe;

10. Manifiesta su profunda preocupación por las denuncias de violaciones del debido proceso mediante juicios masivos y por vía rápida; insiste en que el poder judicial debe defender el estado de derecho y garantizar que se respete su independencia y el derecho a un juicio justo en todas las circunstancias; denuncia todas las detenciones realizadas sin presentar cargos;

11. Pide a las autoridades de Zimbabue que lleven a cabo una investigación inmediata, exhaustiva, imparcial e independiente sobre las denuncias de violaciones y abusos de derechos humanos, incluidas violaciones y violencia sexual por parte de las fuerzas de seguridad, y que lleven a los responsables ante la justicia; exige que se brinde acceso universal a los servicios médicos a las víctimas de tal violencia sexual sin temor a represalias;

12. Condena el cierre de Internet que permitió a las autoridades ocultar los abusos contra los derechos humanos cometidos por el ejército y las fuerzas de seguridad internas y obstruir la presentación de informes y la documentación independientes de abusos durante la represión e inmediatamente después de las elecciones; destaca que el acceso a la información es un derecho que deben respetar las autoridades de conformidad con sus obligaciones constitucionales e internacionales;

13. Denuncia el uso abusivo y el carácter restrictivo de la POSA e insta a las autoridades de Zimbabwe a que armonicen la legislación con las normas internacionales para la protección y promoción de los derechos humanos;

14. Expresa especial preocupación por la situación económica y social en Zimbabwe; recuerda que los principales problemas del país son la pobreza, el desempleo y la desnutrición crónica y el hambre; considera que estos problemas solo pueden resolverse mediante la aplicación de políticas ambiciosas en materia de empleo, educación, salud y agricultura;

15. Pide a todos los agentes políticos que ejerzan responsabilidad y moderación y, en particular, que se abstengan de incitar a la violencia;

16. Recuerda al Gobierno de Zimbabwe que el apoyo de la Unión Europea y sus Estados miembros en el contexto del Acuerdo de Cotonú y al comercio, el desarrollo y la asistencia económica está condicionado a que respete el estado de derecho y las convenciones internacionales y tratados en los que es parte;

17. Recuerda que el apoyo a largo plazo depende de reformas globales y no de meras promesas; pide que el compromiso europeo con Zimbabue se base en valores y sea firme en su posicionamiento frente a las autoridades de Zimbabue;

18. Insta al gobierno a que aplique de inmediato las recomendaciones sobre la violencia postelectoral formuladas por la Comisión de Encuesta, en particular la promoción de la tolerancia política y el liderazgo responsable, y el establecimiento de un diálogo nacional que se lleve a cabo de manera creíble, inclusiva, transparente y forma responsable;

19. Toma nota de la voluntad del gobierno de cumplir los compromisos de reforma; destaca, no obstante, que estas reformas deben ser tanto políticas como económicas; alienta al gobierno, la oposición, los representantes de la sociedad civil y los líderes religiosos a participar en pie de igualdad en un diálogo nacional en el que se respeten y protejan los derechos humanos;

20. Pide al gobierno que aplique plenamente las recomendaciones de la MOE UE, especialmente en lo que respecta al Estado de derecho y un entorno político inclusivo; subraya las diez recomendaciones prioritarias identificadas por la MOE y expuestas en la carta del 10 de octubre de 2018 del Observador Jefe al presidente Mnangagwa, a saber, con el fin de crear igualdad de condiciones para todos los partidos políticos, para garantizar un marco jurídico más claro y coherente ; fortalecer la ZEC haciéndola verdaderamente independiente y transparente, restaurando así la confianza en el proceso electoral; asegurar que el fortalecimiento de la independencia de la ZEC la libere de la supervisión gubernamental en la aprobación de sus reglamentos; y crear un proceso electoral más inclusivo;

21. Pide a la delegación de la UE y a las embajadas de los Estados miembros de la UE en Zimbabue que continúen supervisando de cerca la evolución del país y utilicen todas las herramientas adecuadas para apoyar a los defensores de los derechos humanos, las organizaciones de la sociedad civil y los sindicatos, a fin de promover los elementos esenciales de la Acuerdo de Cotonou y para apoyar los movimientos en favor de la democracia;

22. Pide a la UE que intensifique su diálogo político con Zimbabue sobre derechos humanos sobre la base del artículo 8 del Acuerdo de Cotonú;

23. Pide al Consejo Europeo que revise sus medidas restrictivas contra personas y entidades en Zimbabwe, incluidas las medidas actualmente suspendidas, a la luz de la responsabilidad por la reciente violencia estatal;

24. Insta a la comunidad internacional, en particular a la Comunidad de Desarrollo del África Meridional (SADC) y la Unión Africana (UA), a que presten una asistencia más activa a Zimbabwe para encontrar una solución democrática sostenible a la crisis actual;

25. Insta a los países vecinos a que cumplan las disposiciones del derecho internacional y protejan a quienes huyen de la violencia en Zimbabwe con la provisión de asilo, especialmente a corto plazo;

26. Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, al Vicepresidente de la Comisión / Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al SEAE, al Gobierno y al Parlamento de Zimbabue, a los Gobiernos de la Comunidad de Desarrollo de Sudáfrica y la Unión Africana, y el Secretario General del Commonwealth.

Esto es en lo que se basa la propuesta de resolución conjunta del Parlamento Europeo sobre la situación en ZImbabwe:

El Parlamento Europeo,

- Vistas sus resoluciones anteriores sobre Zimbabwe,

- Visto el informe final de la Misión de Observación Electoral (MOE) de la UE sobre las elecciones armonizadas de 2018 en Zimbabue y la carta enviada el 10 de octubre por el Observador Jefe de la MOE UE al presidente Mnangagwa sobre las principales conclusiones del Informe Final ,

- Vista la declaración de 17 de enero de 2019 del portavoz de la VP / AR sobre la situación en Zimbabwe,

- Vistas las declaraciones de 24 de julio de 2018 y 18 de enero de 2019 del portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Zimbabwe,

- Visto el comunicado conjunto emitido a raíz de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores UE-Unión Africana de los días 21 y 22 de enero de 2019,

- Visto el informe de seguimiento de la Comisión de Derechos Humanos de Zimbabue tras el 14 de enero al 16 de enero de 2019 'Stay Away' y los disturbios posteriores,

- Visto el informe de la Comisión de Investigación de Zimbabue sobre la violencia postelectoral del 1 de agosto,

- Vista la declaración de 2 de agosto de 2018 del portavoz de la VP / AR sobre las elecciones en Zimbabwe,

- Vista la declaración conjunta de 2 de agosto de 2018 de las misiones internacionales de observación electoral en las elecciones armonizadas de Zimbabue en la que denuncia el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía y el ejército para sofocar protestas,

- Vista la declaración local conjunta de 9 de agosto de 2018 de la delegación de la UE, los jefes de misión de los Estados miembros de la UE presentes en Harare y los jefes de misión de Australia, Canadá y Estados Unidos sobre los objetivos de la oposición en Zimbabue,

- Vistas las conclusiones del Consejo de la UE de 22 de enero de 2018 a la luz de la transición política en curso en Zimbabue,

- Vista la Decisión (PESC) 2017/288 del Consejo, de 17 de febrero de 2017, por la que se modifica la Decisión 2011/101 / PESC relativa a medidas restrictivas contra Zimbabue1,

1 DO L 42 de 18.2.2017, p. 11.

- Vista la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos de junio de 1981, RC \ 1177049EN.docx 4/9 PE635.335v01-00} PE635.343v01-00} PE635.344v01-00} PE635.345v01-00} PE635.349v01-00} PE635.350v01-00} RC1 EN

que Zimbabwe ha ratificado,

- Vista la Constitución de Zimbabwe,

- Visto el Acuerdo de Cotonú,

- Vistos el artículo 135, apartado 5, y el artículo 123, apartado 4, de su Reglamento interno,

A. Considerando que el pueblo de Zimbabue sufrió durante muchos años bajo un régimen autoritario liderado por el presidente Mugabe que mantuvo su poder a través de la corrupción, la violencia, elecciones plagadas de irregularidades y un brutal aparato de seguridad;

B. Considerando que el 30 de julio de 2018 Zimbabue celebró sus primeras elecciones presidenciales y parlamentarias tras la dimisión de Robert Mugabe en noviembre de 2017; Considerando que las elecciones ofrecieron al país la oportunidad de romper con la historia de elecciones contenciosas marcadas por el abuso de los derechos humanos y políticos y la violencia patrocinada por el Estado;

C. Considerando que, el 3 de agosto de 2018, la Comisión Electoral de Zimbabwe (ZEC) declaró a Emmerson Mnangagwa ganador de las elecciones presidenciales con el 50.8% de los votos frente al 44.3% del candidato de la oposición Nelson Chamisa; Considerando que la oposición impugnó inmediatamente los resultados y afirmó que las elecciones fueron manipuladas; que el Tribunal Constitucional desestimó estas acusaciones por falta de pruebas y que el 26 de agosto el presidente Mnangagwa fue investido oficialmente para un nuevo mandato;

D. Considerando que el informe final de la MOE UE establece que las cifras presentadas por la ZEC contenían muchas anomalías e inexactitudes y suscitaron suficientes preguntas para generar dudas sobre la precisión y fiabilidad de las cifras presentadas;

E. Considerando que al día siguiente de las elecciones, la demora en anunciar los resultados ya había provocado un estallido de violencia postelectoral que dejó seis muertos y muchos heridos durante las protestas convocadas por la oposición; Considerando que los observadores internacionales, incluida la UE, condenaron la violencia y el uso excesivo de la fuerza por parte del ejército y las fuerzas de seguridad interior;

F. Considerando que la Comisión de Derechos Humanos de Zimbabwe publicó una declaración el 10 de agosto de 2018 `` sobre las elecciones armonizadas de 2018 y el entorno postelectoral '' en la que confirmaba que las fuerzas militares agredían a los manifestantes y expresaba profunda preocupación por la brutalidad y conducta violenta de la policía declarando que se violaron los derechos fundamentales de los manifestantes; que la Comisión ha pedido al gobierno que establezca un diálogo nacional;

G. Considerando que, al prestar juramento en Harare el 26 de agosto de 2018, el presidente Emmerson Mnangagwa prometió un futuro más brillante y compartido para todos los zimbabuenses, trascendiendo las líneas partidistas, con un gobierno inquebrantable en su compromiso con el constitucionalismo y el afianzamiento del Estado de derecho, el principio de separación de poderes, independencia del poder judicial y políticas que atraigan capitales tanto nacionales como globales;

H. Considerando que en septiembre de 2018 el presidente Mnangagwa creó una comisión de investigación RC \ 1177049EN.docx 5/9 PE635.335v01-00} PE635.343v01-00} PE635.344v01-00} PE635.345v01-00} PE635.349v01-00} PE635.350v01-00} RC1 EN

que, en diciembre de 2018, concluyó que las manifestaciones que causaron grandes daños materiales y lesiones fueron incitadas y organizadas tanto por las fuerzas de seguridad como por miembros de la Alianza MDC, y que el despliegue de las fuerzas armadas estaba justificado y de conformidad con la Constitución; que el informe fue rechazado por la oposición; que la comisión pidió una investigación dentro de las fuerzas de seguridad y el enjuiciamiento de quienes habían cometido delitos, y recomendó una indemnización para las víctimas;

I. Considerando que las tensiones políticas han aumentado drásticamente desde que persisten las elecciones y los informes de violencia, lo que pone en grave peligro la trayectoria democrática iniciada en el país;

J. Considerando que el colapso de la economía, la falta de acceso a los servicios sociales y el aumento del precio de los productos básicos más básicos llevaron a la gente a la ira; Considerando que, entre el 14 y el 18 de enero de 2019, Zimbabwe presenció un aumento de las protestas y manifestaciones durante el denominado cierre nacional a iniciativa del Congreso de Sindicatos de Zimbabwe (ZCTU), tras un aumento del 150% de los precios del combustible; Considerando que las protestas también se produjeron en respuesta al aumento de la pobreza, el mal estado de la economía y la disminución del nivel de vida;

K. Considerando que, ante este movimiento de protesta, el 14 de enero de 2019 el gobierno denunció un `` plan deliberado para socavar el orden constitucional '' y aseguró que `` responderá adecuadamente a quienes conspiren para sabotear la paz '';

L. Considerando que la policía antidisturbios respondió con violencia excesiva y abusos contra los derechos humanos, incluido el uso de munición real, detenciones arbitrarias, secuestros, allanamientos de instalaciones médicas que tratan a las víctimas de la represión, la vía rápida y juicios masivos de los detenidos, las torturas de personas detenidas, casos de violación y destrucción de propiedad pública y privada;

M. Considerando que la Comisión de Derechos Humanos designada por el gobierno hizo público un informe que revela que los soldados y la policía habían practicado torturas sistemáticas;

N. Considerando que más de 17 personas han muerto y cientos han resultado heridas; Considerando que se ha detenido a unas mil personas, incluidos niños de entre 9 y 16 años, y que a aproximadamente dos tercios de los detenidos se les negó la libertad bajo fianza; Considerando que muchos siguen detenidos ilegalmente y, al parecer, han sido golpeados y agredidos mientras estaban bajo custodia;

O. Considerando que las pruebas demuestran que el ejército ha sido en gran parte responsable de los actos de asesinato, violación y robo a mano armada; que cientos de activistas y funcionarios de la oposición siguen ocultos;

P. Considerando que la respuesta del gobierno a las protestas ha sido ampliamente condenada como "desproporcionada" y "excesiva" por los observadores de derechos humanos y los agentes locales e internacionales, incluida la UE;

Q. Considerando que la interrupción de las telecomunicaciones se ha convertido en una herramienta utilizada por el régimen para bloquear la coordinación de manifestaciones organizadas en las redes sociales; mientras que móvil RC \ 1177049EN.docx 6/9 PE635.335v01-00} PE635.343v01-00} PE635.344v01-00} PE635.345v01-00} PE635.349v01-00} PE635.350v01-00} RC1 EN

y las comunicaciones por línea fija, así como los canales de internet y redes sociales, fueron bloqueados reiteradamente para impedir el acceso a la información y la comunicación y para enmascarar las masivas violaciones de derechos humanos que el Estado se preparaba a cometer; Considerando que el Tribunal Superior de Zimbabue declaró que el uso de la Ley de interceptación de comunicaciones para suspender las comunicaciones en línea era ilegal;

R. Considerando que las autoridades organizaron una búsqueda masiva puerta a puerta de manifestantes, sacando de sus hogares a manifestantes pacíficos, defensores de los derechos humanos, activistas políticos, destacados líderes de la sociedad civil y sus familiares;

S. Considerando que países vecinos como Sudáfrica se han convertido en un centro para los zimbabuenses que huyen de la opresión política y las dificultades económicas;

T. Considerando que la policía ha abusado continuamente de las leyes vigentes, como la Ley de orden público y seguridad (POSA), para justificar el freno a los miembros de la oposición y los activistas de derechos humanos y prohibir las manifestaciones legales y pacíficas;

U. Considerando que el historial de Zimbabue en materia de derechos humanos y democracia es uno de los más pobres del mundo; Considerando que el pueblo y los defensores de los derechos humanos de Zimbabue siguen sufriendo ataques, incitación al odio, campañas de difamación, actos de intimidación y acoso, y que se han recibido informes periódicos de actos de tortura;

V. Considerando que el Presidente pidió un diálogo nacional que comenzó el 6 de febrero e invitó a todos los partidos políticos a participar, pero el Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), el principal partido de la oposición, se negó a participar;

W. Considerando que Zimbabwe es signatario del Acuerdo de Cotonou, cuyo artículo 96 establece que el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales es un elemento esencial de la cooperación ACP-UE;